Una auténtica pandemia: La adicción a la cocaína

Si hay una adicción conocida por todos, y de la que realmente la sociedad tiene conciencia es la adicción a la cocaína

 

En un origen, la cocaína se relaciono con determinados sectores adinerados y fue considerada signo de status dentro de los círculos de poder: era una droga empleada para trabajar más duro, más rápido y sin desfallecer. Con el tiempo, el aumento de la producción mundial, y sobre todo el abaratamiento y la apertura de nuevos canales ilegales de distribución a nivel mundial, esta terrible plaga se extendió hasta el último rincón del mundo.

 

Según un informe elaborado en España por el Observatorio Español sobre Drogas (OED), el consumo de la cocaína y del cannabis en nuestro país ha aumentado un 50%, en especial entre la gente joven, y además esta droga se consume con fines principalmente lúdicos, en combinación de otras drogas “blandas” como el alcohol.

 

En otras ocasiones, sobre todo en los círculos más desfavorecidos, y vulnerables, se altera esta droga o se consume de maneras alternativas, para aumentar sus efectos, incrementando a su vez los resultados perniciosos.

 

Este hecho, no hace más que mostrarnos una realidad que suele permanecer oculta a los ojos de la sociedad, pero que permanece latente como la peor de las enfermedades

 

LOS PRINCIPALES PROBLEMAS CON LA COCAÍNA Y SU ADICCIÓN

Uno de los principales problemas con la cocaína y su adicción es que debido a su popularización, y la alta disponibilidad en el mercado negro, la ha hecho extremadamente asequible, y sobre todo accesible. 

 

Este hecho sumado a su cierto aire romántico, ligado a lo lúdico y al éxito, y esa falsa sensación de control de los más jóvenes,hace que sea extremadamente sencillo que su consumo ocasional acabe en una seria adicción.

 

El círculo vicioso está servido: el consumidor empieza a consumir con más frecuencia, por lo que necesita mayor cantidad de dinero para obtener cocaína… y a pesar de que su coste se ha abaratado, su precio sigue siendo elevado. 

 

Esto suele derivar en que el consumidor empieza a realizar actos ilícitos para costearse su consumo, y acaba desembocando en problemas secundarios, y un entorno familiar tenso y violento.

 

¿CÓMO PODEMOS AYUDAR A UNA PERSONA COCAINÓMANA?

 

El primer paso para ayudar a una persona cocainómana se divide en dos fases: la primera detectar nosotros mismos, como entorno cercano del consumidor que este se encuentra en una situación vulnerable de adicción a una sustancia estupefaciente. Podremos detectar esto observando su comportamiento, sus rutinas, y sobre todo su ritmo de vida y las necesidades económicas que este tenga. Hay que permanecer atentos ante una primera señal de alerta. En segundo lugar, debemos lograr que el afectado tome conciencia de su problema, y que esta es una adicción, el no lo controla sino que es la droga la que se ha apoderado de su rutina, está presente en sus pensamientos a toda hora y marca sus pautas de comportamiento.

 

Un entorno familiar unido y vigilante hará que esta primera fase tenga éxito.

 

Por otra parte, debemos buscar ayuda de profesionales. Existen centros de desintoxicación que abordan el problema desde una vertiente holística, es decir, que atacan esta adicción desde todos los puntos de vista posibles. 

 

nos enseñan a tomar las riendas de nuestra vida, el valor del trabajo, el saber buscar apoyo familiar, un estilo de vida saludable, y en definitiva cualquier aspecto que haga desvincularse de forma progresiva al consumidor de cocaína, de ese sórdido mundo.

 

 

Como hemos visto en el artículo, el consumo de cocaína ha crecido de forma exponencial en el mundo, y especialmente entre los jóvenes en nuestro país. Te hemos enseñado las señales que pueden indicar que alguien de nuestro entorno tiene adicción a la cocaína y que medidas debemos tomar para lograr arrancar de los brazos de la droga a nuestros seres queridos.

 

La solución empieza en nosotros, da el primer paso, y busca ayuda de profesionales.

2020-08-27T10:53:40+02:00